Icono del sitio

Nuestra Comuna

Comuna de Malloa

El sabor de nuestros frutos

La comuna de Malloa está ubicada en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, en la Provincia de Cachapoal, a 38 kilómetros de la capital regional Rancagua y a unos 130 km de Santiago. Los límites de la comuna son al norte la comuna de Quinta de Tilcoco, por el noreste la comuna de Rengo, al sureste la comuna de San Fernando y al suroeste la comuna de San Vicente de Tagua Tagua. La comuna de Malloa abarca una superficie de 113 Km2 y posee una población de 13. 407 habitantes según el último Censo I.N.E., Malloa es una comuna rural destacada por sus atractivos turísticos, religiosos y las artesanías que en ella se desarrollan, además de la calidez de sus habitantes

Las manos del agricultor trabajan la tierra llenándola de vida y color, así grandes sectores de cultivos, en donde destaca el tomate, el maní entre otros, que adornan la comuna en conjunto con extensas viñas que producen un brebaje simplemente mágico.

Un paseo por la historia

Pelequén, Comuna de Malloa Capital de artesanía

La comuna ofrece fachadas coloniales en su
centro urbano principal, donde las tinajas son
parte protagónica del paisaje, la fachada continua 

de las casas acompañadas por sus nobles tejas y sus particulares colores ponen de manifiesto que la comuna mantiene sus raíces históricas.

Hombres que esculpen la piedra, que transforman y diseñan las maderas nativas y mantienen viva una tradición antiquísima del manejo de la curahuilla, son los artesanos que llenan de identidad y tradición la comuna de Malloa desde Pelequén.

La comuna de Malloa

Tradición que identifica a un pueblo

Malloa era una hermosa niña de 15 años, hija del cacique Rigolemu y de su mujer La Tralana. Deslumbrados por la belleza de la muchacha, se enamoraron de ella el cacique Corcolén, cuyo nombre significa aguas rápidas y el cacique Panquehue, cuyo significado es lugar de Panguis; pero otro amante entró en la disputa, el cacique Pelequén quien los asesinó y se unió a la bella princesa.

La Tralana madre de Malloa, tuvo amores con Ñunco y al enterarse de ello el gran Cacique Rigolemu, cayó en un estado de ira y enojo. Al enterarse La Tralana de la ira de Rigolemu, huye junto a Ñunco a toda prisa a los cerros vecinos, pero lo alcanzó la maldición del poderoso hechicero Chu-Chue y quedaron convertidos en piedras a cierta distancia una de otra. Desde el camino podemos observar las rocas en donde quedaron petrificados los amantes.

Malloa al enterarse del asesinato de Corcolén y Panquehue a manos de Pelequén decide envenenar a éste y, loca de desesperación, se entregó a Chu-Chue quien la lleva hasta el cerro Sol Pintado, en cuya entrada existía una cueva que conducía hasta una mansión encantada, donde en forma apasionada le ofreció matrimonio a Malloa. Al momento de dar el sí, el cerro se partió en dos sepultando al hechicero y a la princesa en sus entrañas.

La comuna de Malloa se caracteriza por manifestar una ferviente devoción cristiano-católica, de alto valor simbólico para la comunidad, marcando una tendencia cultural que define al pueblo malloíno. Las principales fiestas religiosas son Santa Rosa de Pelequén que se lleva a cabo el 30 agosto y San Judas Tadeo el 28 de octubre.

Salir de la versión móvil